INTERMANADAS. Crónicas #IntersEdM

scoutersInterManadas copia

Es sábado 18 de Abril y son las nueve de la mañana, en varios puntos de Madrid cientos de lobat@s se despedían de sus familiares para vivir una de las mejores experiencias de cada año, el intermanadas.

Esta vez el lugar elegido para la acampada era el Albergue Fray Luis de León, en Guadarrama. Antes de las 11 de la mañana, y tras un viaje lleno de canciones y diversión, ya estaban todas las tiendas montadas y l@s lobat@s se divertían mientras que l@s scouters organizaban las actividades de la mañana.

Tras la presentación del intermanadas y un gran “Maaaaaaazinger” de todas y todos l@s acampad@s, l@s lobat@s se dividieron en 40 grupos de entre 10 y 15 personas para comenzar con las dinámicas de conocimiento. En cada grupo había un/a scouter que representaba a un personaje de películas infantiles. Con juegos como el Pistolero 2.0 l@s lobat@s empezaron a conocer el nombre de caza y el grupo scout de sus compañer@s.

Después de comer, l@s lobat@s comenzaron a jugar y a dar colorido a la explanada del albergue con las pañoletas y sudaderas de sus respectivos grupos. Mientras, l@s scouters organizaban la gymkhana de la tarde que estaría centrada en el objetivo del intermanadas: conocer los derechos infantiles. La ambientación serían diferentes películas infantiles y personajes de ellas.

En esta gymkhana cada grupo iría de base en base para conseguir diez derechos de l@s niñ@s, estos eran: derecho a ser niñ@, derecho a la libertad, derecho a la identidad, derecho a la salud, derecho a los cuidados especiales, derecho a tener una familia, derecho a la educación, derecho al no abandono, derecho al socorro y derecho a no ser discriminado.

En cada base les esperaba un personaje de una película infantil asociada a un derecho de l@s niñ@s y tenían que hacer diferentes pruebas compitiendo con otro grupo. Lo importante, a parte de la diversión, eran los cinco minutos que había entre prueba y prueba y donde l@s lobat@s reflexionaban acerca de ese derecho. Situaciones cotidianas como la discriminación en el colegio a un/a compañero/a hacían pensar a l@s chaval@s y empatizar con ello hasta que la sirena del megáfono sonaba de nuevo para indicar el cambio de base.

interManadas

En medio de la gymkaha se coló una invitada especial que venía amenazando su llegada durante todo el día, pues las nubes estaban esperando su momento en la distancia. La lluvia llegó y l@s lobat@s corrieron hacia las tiendas para coger la cena e ir las zonas techadas del albergue. Más de un@ pensaría que los arboles y la hierba también tenían derecho a dar un traguito después del día caluroso que había hecho.

Restaba por conocer que se haría en la actividad de la noche después de la lluvia. Se decidió que los grupos scouts se dividieran por zonas de salida de los autobuses para jugar a Furor y hacer danzas, un poco de ejercicio no viene mal antes de irse a dormir.

En la mañana del domingo el cansancio ya pesaba en el cuerpo de l@s lobat@s pero aún tenían fuerzas para otra gymkhana con el objetivo de seguir aprendiendo sobre los derechos de los niños y reforzar los conocimientos adquiridos en la tarde del sábado. Juegos de mímica, de cooperación o de puntería eran los elegidos para finalizar el intermanadas.

Con las tiendas desmontadas, nos juntamos tod@s para hacernos una foto grupal de l@s asistentes. Después de comer nos despedimos en un círculo enorme con la canción de despedida scout que su estribillo dice así: “Yo cantaré de nuevo, junto a vosotros dos, entonces hasta luego, es decir mejor que adiós”.

¡Hasta el año que viene intermanadas!